El viernes 4 de marzo del 2017 nos acercamos a la acogedora sala Fun House de Madrid, para volver a ver a Los Brazos. En esta ocasión, al contrario que la última vez que actuaron en Madrid en el Garrido Rock Festival, el grupo bilbaíno actuaba en solitario.

Con una Fun House prácticamente llena, Los Brazos, un grupo de rock con tintes de soul y country, comenzaron el concierto con una canción nueva que será incluida en su próximo disco, cuyo nombre es una incógnita. Al finalizar dicha canción el grupo aprovechó para presentarse y continuaron con tres canciones consecutivas, “Have Mercy”, seguida de otra canción de nueva y “Cold”. No se podía pedir más para la noche del viernes, dos avances y un gran inicio.

A medida que Los Brazos entraban en calor, nos dejaban aún más boquiabiertos. Y no es de extrañar, ya que con temazos como “Fearless Woman” y “Tales” (que fueron con los que siguieron), junto con su frescura y naturalidad sobre el escenario, tenían conquistados a los asistentes.

Durante el concierto, pudimos ver a Txemi (bajista del grupo) como se iba animando cada vez más. No paraba sobre el escenario, incitaba al público a dar palmas y tararear las canciones, sin olvidarse de su gran interpretación y sus espectaculares juegos de manos y “trucos” con su instrumento. Quizás algo más recatado estaba William (guitarrista/cantante), lo que es normal, ya que es muy difícil imaginar cómo logra tocar la guitarra con ese virtuosismo y a la vez proyectar su voz en el micrófono de manera excepcional. Observando a Koki, el batería, se puede pensar que su labor es una tarea sencilla, debido a que parece que ni se inmuta. La sucesión de golpes y los cambios de ritmos no parecen cansar a este baterista implacable.

Volviendo al setlist que en realidad no utilizan en ninguno de sus conciertos, era el turno de “Stand be me”, una canción bastante original que recibió una merecida ovación del respetable. Siguieron con “Not My Kind”, rollo country con un ritmo pausado, aunque la batería es prácticamente un break constante; y “Rose Tree” más tirando al soul, y que junto con las dos anteriores forman un gran ejemplo de la versatilidad de la banda.

Tras varias canciones, hubo otra sorpresa al interpretar “Magic” en formato eléctrico por primera vez. Comentaron que la piensan incluir en la mayoría de sus directos y se encuentra en formato acústico en los canales habituales para la lucha contra el cáncer infantil.

Para finalizar el concierto eligieron un par de canciones más en formato medley (o “popurrí”), “Jucie” y “Boogie”, y dos versiones: “Free Bird” de Lynyrd Skynyrd y “Whole Lotta Love”de Led Zeppelin. Cuando todo parecía terminado, faltaba una de mis preferidas, “Randall”.

Es todo un honor compartir la música de Los Brazos con vosotros y se lo recomiendo a todos los amantes de la buena música. Además nos alegra mucho la noticia del nuevo disco que esperaremos impacientes.

Crónica por: Willy Copa.
Fotos por: Luis Miguel del Campo

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here