El pasado 11 de mayo tuvo lugar en Madrid el concierto de la banda de heavy metal Killus, con motivo de la presentación de su nuevo álbum “Imperator”. El evento tuvo lugar en la sala Sound Stage, y contó con la actuación de tres bandas más: The Fall of Atlantis, Where The Oceans Fall y Unrecht.

El primer grupo que tocó fue Unrecht, conocido principalmente por versionar canciones del famosísimo Rammstein. Así, la banda tocó mayoritariamente covers del grupo alemán (incluyendo la famosa “Du Hast”), que, como ya sabemos, protagoniza el apogeo del metal industrial. La sala estaba medio vacía (y continuó así hasta el final del evento), pero, sin embargo, los integrantes de la banda se veían muy motivados y enérgicos. No obstante, a pesar de numerosos intentos (con mención honorífica a los gritos motivantes del bajista), la banda no consiguió alentar a un público que se veía pasivo e impasible. No fue hasta la última canción del grupo, una versión de la canción “We Are Number One” de serie Lazy Town (conocida principalmente por la infinidad de memes que la rodea), cuando el público por fin se implicó con la banda, ilusionándose y bailando con la versión metalera de su meme tan querido.

El siguiente grupo en actuar fue Where The Oceans Fall. Con una buena presentación (yendo todos a juego con camisetas y pantalones negros idénticos), la banda pretendía utilizar el concierto para presentar algunos de sus nuevos temas. Su sonido era característico del género metalcore, pero dotado de más fuerza y dureza, dando más protagonismo a la parte gutural. La banda, al igual que su precursora, mantuvo una fiera lucha motivacional con el público. Sin embargo, esta reportó bastantes más éxitos, debido principalmente a la energía y frenesí que desprendía su cantante principal. Así, tras dos canciones y media el grupo consiguió que el público se implicase a un buen nivel, moviéndose sin parar e incluso formando un pogo, al que se incorporó el integrante mencionado sin dejar de cantar. Tocaron un repertorio que pretendía abarcar toda la trayectoria de la banda, incluyendo desde su primerísima canción hasta “Hate To Love You”, su nuevo videoclip.

Hasta ahora el concierto había ido de más light a más heavy. Bien, pues The Fall of Atlantis reventó el marcador. Entrando con calzador dentro de lo que llamaríamos metalcore, este grupo fue, con diferencia, el más duro y oscuro de todos. La banda venía a presentar su nuevo disco, “Secrets of Dyzan”, y pretendía hacerlo con una buena actuación. La voz gutural increíblemente potente del cantante, con la adición de ciertos accesorios estéticos (unas lentillas blancas que conseguían dar la impresión de que el tío carecía de pupilas), permitió que el grupo consiguiera rápidamente infundir un ambiente muy heavy y tenebroso. Una vez más, pudimos ser testigos de cómo el grupo batallaba por animar al público. Esta lucha no pareció muy triunfante al principio, pero, gracias a la atmósfera que el grupo había conseguido crear y a un buen y destacable juego de luces, la gente se fue implicando progresivamente durante la actuación. Al final, tocando canciones como “Trapped”, “Swallow Your Lies” y “Fukushu” (cuyo videoclip salió este pasado marzo), The Fall of Atlantis consiguió conectar con el público y ofrecer un concierto consistente y, cómo no, muy heavy.

El cuarto y último grupo fue, cómo no, Killus. Siendo los líderes del cartel, era de esperar que fuesen la banda más esperada. Y vaya que si se notó. Desde la primera nota, el público se mostró enormemente implicado y enérgico, lo cual continuó durante el resto del concierto. Contando con una buena decoración y unos outfits impecables (todos a juego con sus clásicas caracterizaciones cadavéricas), Killus consiguió implantar la atmósfera que deseaba desde el primer minuto. Todo esto, sumado a los numerosos bailes simultáneos que los miembros realizaban, hizo que la banda se percibiese como un único bloque increíblemente coordinado. Ofreciendo un metal industrial muy cañero y rítmico (y, una vez más, gracias a un impecable juego de luces), la banda consiguió que no hubiese ni una sola persona quieta en la sala. Tocando tanto temas de su nuevo álbum (“Eternity”, “Imperator”, “Stranger Things” …) como canciones más arraigadas y características de la banda (“Feel The Monster”, “New Army Without Fear” …), Killus ofreció un concierto de catorce canciones, abarcando con su repertorio los temas favoritos de la mayoría de fans presentes. Con la mayoría de gente cantando y saltando (en especial con la canción “Ultrazombies”), se formaron varios pogos durante la duración del concierto e incluso un Wall of Death. Tras finalizar el concierto, el grupo se dirigió a la zona de merchandising para tener un poco de contacto con el público.

Crónica por: Adryh
Fotos por: Juan Morillas

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here