El pasado 10 de noviembre nos acercamos a la sala Copernico de Madrid, ya que allí iba a haber una doble presentación. Inconscientes y Vuelo 505 se dieron cita para presentar sus nuevos discos.

La noche abría con Vuelo 505, que venían a presentar su nuevo disco “No Hay Historias de Fracaso”. Eramos muy pocos disfrutando de su actuación, una centena de personas. Hicieron su entrada de uno en uno y arrancó en ese momento la batería. Después de esta entrada tocaron el primer tema que tenían preparado “Con El Viento A Favor”. El sonido era limpio y bien definido. Siguieron con canciones con un sonido más Pop y con otras que tenían más Rock and Roll. El bajista era quien más se movía. Se traía un pequeño bailoteo al ritmo de la música. El batería tenía mucha actitud y trasmitía mucho, tanto que su forma de tocar le hizo ganar en presencia. Ya cuando se estaba acercando el final el público empezó a meterse en la actuación y reaccionó acompañando con palmas. Con “Las Cosas Que No Pueden Ser”, que tiene un estribillo pegadizo y fácil de cantar, hicieron la presentación de la banda. En esta parte los tres músicos a las cuerdas se movieron hacia la derecha del escenario y después hacia la izquierda de este. Tampoco faltaron agradecimientos por haber tenido esta oportunidad. Y finalmente se despidieron con “Me Asustan Las Despedidas”, que en el directo sonaba más a Blues.

La noche la cerraron ellos, Inconscientes. Pues habían venido a presentar nuevo disco “No Somos Viento” y la sala se llenó. Abrieron paso con una Intro instrumental y desde ese momento el respetable ya estaba animando. Y después de esto llegó el primer tema “No Somos Viento”, el público no pudo dejar de cantar. Todos estaban espectantes ya. Fueron los reyes de la noche y con su música hicieron un homenaje al Rock and Roll en toda regla. Entre ellos había mucha complicidad; y no solo eso, sacaron mucho partido al escenario. Nos hicieron revivir momentos legendarios con algún solo de guitarra de Iñaki Antón, quien además se estuvo dirigiendo al público en varias ocasiones. En el repertorio que nos trajeron interpretaron canciones de la banda y algunas de la época en la que se hacían llamar La inconsciencia de Uoho, e incluso otras de Platero y Tú. Jon Calvo (cantante y guitarrista) también se dirigía al respetable, y estuvo muy afortunado, ya que se mostraba agradecido, y eso lo expresaba cada vez que se movía de un lado y al otro del escenario, para de este modo, cada vez que llegaba a uno de los lados, regalar unos acordes y después regresaba a posición inicial. Se movía por todo el escenario. Por su parte Miguel Colino (bajista), quien terminó medio descamisado, también fue de los más expresivos y carismáticos de toda la formación. Tenia mucha energía y eso se notaba, ya que se movía de lado a lado del escenario con asiduedad y siempre con su mejor sonrisa. Fue un gusto ver cómo Inconscientes se defendía en el escenario y ver también la conexión que había entre los músicos y entre el público y la formación. El concierto se convirtió como si se tratase de una orquesta en la que el directo era la banda y los presentes les seguían cantando sin cesar todas las canciones. Algunas canciones que interpretaron fueron: “Lloverá”, “Sin Querer”, “Una Vez Más” de La Inconsciencia de Uoho, “El Roce de Tu Cuerpo” de Platero y Tú, “Dentro de Una Botella” de La Inconsciencia de Uoho, entre otras. Se despidieron por todo lo alto con “Hay Poco Rock and Roll” de Platero y Tú, la cual se hizo irresistible y se volvió eterna por ese cierre con el cual fueron alargando la canción haciéndola más viva.

Crónica por: Gloria A.B
Fotos por: Zule

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here