El pasado 15 de Febrero nos acercamos a la sala Nazca de Madrid para disfrutar una noche del mejor Metal sureño nacional de la mano de los madrileños Hell’s Fire Grapeshot y los de Ciudad Real, Evil Impulse. Una sorpresa me llevé cuando llegué a la sala, al ver que habían acudido muchos medios de prensa, unos seis o siete medios desde prensa escrita y online, hasta radio. Y digo esto, porque no suele ser habitual en los conciertos de estas bandas, por lo que no suelen tener el apoyo que se le ha dado en este evento. Estamos hablando de tres bandas con mucho talento y una calidad excepcional. Espero que sea este el comienzo, para que la prensa empiece a darles más apoyo.

Los encargados de dar el pistoletazo fueron Grapeshot, la banda que mezcla Thrash Metal, Stoner y Groove Metal. Nos presentaron un setlist compuesto por algunas de la canciones de su segundo disco “All About To End”. Arrancaron espléndidos con “Hamster Wheel” y Esteban Muñoz (vocalista) sacó a escena a modo de micrófono, un pie de micro compuesto por un barril de cerveza vacío y un montón de latas de cervezas vacías, que cubrían toda la base hasta llegar al micro, ya algo habitual en los conciertos de Grapeshot. Continuaron con “All About To End”, donde Esteban utilizó una escopeta a modo de micro. Esta canción se volvió más cálida en la parte central con unas guitarras que ganaron más terreno. A lo largo de la actuación, la batería de Marcos era muy sólida, dura y tenía mucho carácter impreso, lo que ganó mucho terreno en las composiciones, que después se tradujo en un directo atronador. Durante “New Kind Of Pain” repartieron Southern Comfort entre el público. También presentaron un tema nuevo titulado “Could Hunter”, que como nos hicieron saber estará incluido en el que será su tercer disco, y ya están trabajando en él. Luego le llegó el turno a “Parasites”, la que dio el pistoletazo con un as de batería muy potente y envolvente y muy sólido. En la segunda parte de este tema Borja (bajista) añadía mucha más línea de bajo. La actuación de los madrileños estaba llegando a su fin. Entonces llegó “Johnny”, la que compusieron en recuerdo de un mendigo yonki de Móstoles de los 90, ya que Esteban vivió en ese municipio de Madrid. Aquí vemos a José (guitarrista) más entregado y más enérgico con su guitarra. Para finalizar interpretaron “All In”, donde necesitaron la ayuda del incondicional en la parte del comienzo del estribillo.

La segunda banda que salía a escena era Evil Impulse, a quienes pudimos ver este verano en la pasada edición de Brujas Festival. Su estilo es una mezcla de Death Metal, Southern Metal, Thrash Metal y Groove Metal. Se encontraban presentando nuevo disco, “The Unbroken Ritual”, aunque también tocaron temas de anteriores trabajos. Antonio (vocalista) demostró ser la cara más visible de Evil Impulse, con su motivación y por cómo se movía y expresaba en el escenario. “Judge And Hangman” fue dedicada un un amigo de la banda, que se encontraba entre el público, Iván, que además aprovechó la tesitura y subió de este modo a cantar con ello. En “Valley Of Silence” Antonio dijo: “Os quiero ver mover”. Sus palabras surgieron efecto entre los presentes. Este temazo tenía mucho movimiento y a su vez era muy directo y dinámico. Además vimos también un guitarrista muy motivado como fue Víctor, quien se movía adelante y atrás siguiendo la música. Con “Lobotomizer” las tres cuerdas se agruparon en la parte derecha del escenario en varias ocasiones, demostrando en todo momento la complicidad que había en ellos. Además la batería de Rodri marcó unos giros muy interesantes, mientras agitaba su melena. Curiosamente, ya cuando estaba llegando el final de su actuación, se atrevieron a versionar “Blood And Thunder” de Mastodon. Finalmente se marcharon después de interpretar “When The Killers”, agradecidos a su público por estar ahí disfrutando de la actuación.

Para cerrar la noche estaba la formación de Southern Metal Hell’s Fire. Hay que comentar que, Mario (guitarrista) ha vuelto a la banda, por lo que pudimos disfrutar de su talento a la guitarra, porque ya se le echaba de menos. Estaban dando cera a su último disco “Rest In Riffs”, disco publicado en 2017. Tomaron las riendas del escenario y se apoderaron de este. Comenzaron con “Call Of The Swamp”. El propio Big Mario (vocalista) estuvo muy recíproco en todo momento, haciendo bromas y con ese humor que le caracteriza muy macarra. Además estuvo recalcando todo el tiempo que les habían recortado tiempo. Así son de agradecidas las salas, que les importa más el dinero que las bandas. Interpretaron un tema nuevo, “Maniac”. Con “The Mirrow” ya empezaron a ir más acelerados, ya que cada tema salía uno tras otro, sin tiempo para respirar. Durante “God Will Not” el propio Big Mario pidió que alumbrasen a su público, querían verle para tener más contacto entre ellos, ya que como así nos hizo saber hasta entonces solo estaban viendo a la primera fila. La parte más álgida de la actuación llegó con “On The Road”. En “Cletus” la clave era la batería, que arrancó con energía, que además Óscar “Pi”, se fue acrecentando según fue avanzando la canción. También vimos como jugaba con las baquetas mientras atizaba su instrumento. Finalmente se marcharon tras interpretar “Nightstalker” con un bajo que hizo las partes rítmicas y sin poder tocar “March Of The Witch” tras haberles recortado unos siete minutos. Por lo tanto no pudieron terminar su actuación.

Tres bandas que lucen mucho en el directo y que necesitan más apoyo por parte de la prensa y que consiguieron que ardiera Madrid con su potente directazo. Por más noches cómo estás.

Crónica por: Gloria A.B
Fotos por: Charly Rock And Roll

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here