La fuerza de la fragilidad, desde luego un concepto más que importante para darle más de una vuelta y aplicarlo en el día a día de nuestra vida. El concepto está muy presente en el último trabajo de los de Bilbo que volvían hacer parada en nuestra ciudad cuando solo quedan fechas contadas para que se retiren del mundanal ruido en su gris ciudad y podamos tener un nuevo disco que ya ansiamos devorar como hemos hecho con anteriores trabajos.

Con una sala que presentaba un aforo a punto de agotarse las entradas la banda salía y era abrazada de manera cariñosa por todas las reunidas con un Francis en pleno centro del escenario que ya desde el primer segundo de cantar “Alfarera de Sueños” ya nos tenía a todas metidas en un puño y con nuestra alma a flor de piel.
Doctor Deseo con sus composiciones saben canalizar de manera importante toda la tristeza que nos llega día a día en nuestra vida , una catarsis que a muchas nos deja totalmente vulnerables con un fondo musical envidiable. “Pequeños Héroes” , ese homenaje a Bowie suena poderosa y contrastando con el inicio de manera maravillosa que nos lleva a sentirnos como en una montaña rusa y con diversos giros como “Has debido llorar” y “Olas y Naufragios” que ahondan en lo más intimo de nuestros corazones y almas.

Francis sabe captar todas las miradas, aunque tiene esa capacidad de hacerlo fácilmente y sobretodo interactuando con el público. Un cruce entre Iggy Pop y una criatura salida del más sórdido cabaret. Ahí está un sensual “De Chocolate y Vainilla” que nos pone a todas la piel de gallina y a la que sigue una de las canciones más especiales de este disco como es “El Cuento de la botella y sus dos mensajes” que trata esa dura realidad de como se tiene que enfrentar alguien a una sociedad cuando está dentro de un cuerpo que no se está a gusto. Nos vamos acercando al ecuador de la noche y nos quedan varios temas por salir. La parte más emotiva se la llevan temas como “En tu Rincón” y “Adiós” que Francis le dedica esta última a la muerte de su padre y que a todos nos hace asomar las lágrimas. “A mi pequeña María” y “Corazón de tango” cierran la primera parte del show, para lo cual la banda se va a los camerinos y no tarda en salir para cometer todo lo que nos quedaba por disfrutar.

La sensibilidad y sensualidad de “Suspira y Conspira” o “El Placer de Conspirar” encadenan la tristeza de “Abrazame” que sigue siendo un punto intenso de sus shows con la pura sexualidad de “Busco en tus labios”, el primer single que la banda grabó en su historia como banda y que muchos todavía buscamos en formato de vinilo y que lleva “Por la madriguera del Conejo Blanco” donde evocamos la locura y al espíritu de Alicia y a “La Chica del Batzoki” que junto a “Soñar y Desear” cierran dos horas simplemente perfectas de sensualidad, sensibilidad y pura sexualidad animal.

Crónica y Fotos por: Charly Rock and Roll

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here