El mes de abril terminó para nosotros con una buena dosis de Rock. Luter, Alfredo García y Diego Datura se dieron cita el 30 de abril en la sala Gruta77 de Madrid.

La noche arrancó de la mano de Diego Datura, quien hizo un paso por su carrera destacando algunas de sus mejores canciones. Diego es conocido por su paso por Sr Mamut Trogloditas y actualmente en Gatoperro. Se enfrentó solo al escenario con su guitarra y su armónica en un inicio de la noche muy cercano y familiar. Nos deleitó con un repertorio corto de diez temas. Según nos contaba ya lleva unos tres años sin publicar nada nuevo desde el lanzamiento de «La Increíble Andadura de Un Pájaro Flaco» y nos aseguró, que pronto tiene previsto lanzar nuevo trabajo. Algunas canciones que nos trajo fueron: «Colocado», «No Me Digas Adiós», «No Es Solo Un Recuerdo Tatuado En Mi Piel», «Fuego». Aunque también interpretó un tema nuevo sobre un amor pasado roto, del que solo le queda el recuerdo. Tampoco se olvidó de homenajear a Guillermo Martín (fallecido en 2006), toda una sorpresa con cada frase cantada como fue: «Sigo tus pasos en cada canción, en cada concierto».

Después le tocó el turno a Alfredo García, que nos comentó que ha descubierto el Soul en la aldea de Asturias, donde actualmente reside. Nos contó que iba a interpretar un repertorio corto para dejar más espacio y tiempo a Luter, quien vendría después. El resultado de todo esto fueron cinco canciones, que tenían mucho que decir en ese momento. Hizo un repaso por su carrera en solitario y también nos rocordó a Buenas Noches Rose y Le Punk. Alfredo es uno de los músicos que pasó por Buenas Noches Rose y Le Punk. En su corto tiempo, hubo tiempo para contar, compartir y regalar canciones. Sin duda, tuvo presente al público a quien se dirigía para contarle sus historias. Interpretó un tema nuevo, «Salomina», que estará incluido en su próximo disco. No solo eso, también nos deleitó con «La Canción Del Soldado» de Le Punk. Consiguió acercarnos a sus canciones gracias a su grata cercanía y por como lo supo transmitir. Nos dejó con ganas de más, con ganas de seguir escuchando lo que nos contaba en cada canción y el sentido que le daba a sus canciones.

Sin embargo Luter se enfrentaba con su banda al completo, que se compone actualmente de: Roberto Aracil a la batería (ex de Buenas Noches Rose), Jorge Ruíz al bajo (ex Encrudo) y Jorge Montero a la guitarra eléctrica. Estaban de estreno, ya que estaban dando a conocer algunos de los temas que van a formar parte del que será su próximo disco, que se coronará como el quinto de su carrera en solitario. Al igual que en su anterior concierto en Siroco, se enfrentaron con guitarras y un bajo Fender, ya que se adaptan mucho mejor a la melodía y composición, al ser más dinámicos tanto las guitarras como el bajo. De este modo, las cinco primeras canciones eran de las nuevas como por ejemplo «Amalur», o «La Tierra Prometida». Después de este comienzo, nos supo acercar al Blues con la llegada de «El Pan del Superhéroe». Y ya de antemano pudimos ver cómo Jorge Ruíz se encargaba de los coros, lo que se vería en toda la actuación. Sin embargo en «Paseo En Bicicleta» la batería se encontraba más acompasada. Y con la llegada de «Misión A Marte» Luter hizo un cambio de guitarra. Y no solo eso, hubo una parte en la que Luter y Jorge Ruíz se mantuvieron solos frente al escenario. Con ello llegaba el momento más íntimo de la noche con Luter a la eléctrica, aunque pensábamos que sacaría su acústica y no fue así finalmente. Igualmente demostraron que se encontraban cómodos en este formato con canciones como «El Crucigrama». Después de este momento, el concierto siguió con todos los músicos que le acompañan, ya que volvían a escena y continuaron con más temas, llegando a ampliar el setlist que habían traído. Y la improvisación también llegó para sorprender una vez más a los presentes, entonces llegó «Frío» de Manolo Tena «Echo de Menos» de Kiko Veneno con Diego Datura Alfredo García quienes volvieron de nuevo al escenario. Todos juntos hicieron posible ese emotivo final inesperado, que pudo ser posible por lo agusto que estaba sintiendo Luter y los suyos en el escenario. Con todo esto dieron por finalizado el concierto.

Fue una noche acogedora y cálida la que nos ofrecieron todos y muy familiar.

Crónica por: Gloria A.B
Fotos por: Charly Rock And Roll

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here