El pasado sábado 28 de octubre, tuvimos la oportunidad de asistir a un concierto muy especial del grupo sevillano de punk-rock El Noi del Sucre, presentando su nuevo trabajo A mi manera Vol. 3 “Utrera Calling” y “Que no calle el cantor” en la sala Moon Live de Madrid, autotelonándose a ellos mismos con su anterior grupo de punk conocido como Los Muertos de Cristo, por lo que pudimos escuchar dos formatos diferentes, sinfónico por parte de Los Muertos de Cristo, y formato de rock por parte de El Noi del Sucre.

Ambos grupos están formados por: Lorenzo Morales “El Noi” (voz principal), Jesús Mosteiro “Mosti” (guitarra y coros), Ignacio Gallego “Chino” (bajo y coros), Rafa Sánchez (segunda voz y coros), además de Iván Cueto (batería) y Álvaro Moscoso (piano y teclados).

En la sala se notaba un ambiente en los asistentes con muchas ganas de empezar un concierto que no terminaría hasta 3 horas después. La mayoría de los fans del grupo se presentaron pintados igual que el cantante Lorenzo Morales (El Noi).

Decidieron comenzar la noche poniendo una bonita introducción de la maravillosa
película “La vida es bella”, empezando, en primer lugar, Los Muertos de Cristo. Al
tratarse de un formato sinfónico, decidieron cantar sentados, contando con la colaboración de Kristina Filipovska. Comenzaron con su conocido single “Pan y circo”, donde destacó la increíble voz de Kristina, acompañando la letra de la canción, que habla sobre la sumisión hacia el estado, reivindicándose. Desde el principio, el público lo empezó a dar todo hasta el final, recordando todas las canciones del ex-grupo. No pudo
faltar la canción “Los pobres no tienen patria” donde, personalmente, me destacó
muchísimo un instrumento, en el que se usaba un arco de violín que se frotaba en una especie de tabla.

Otra de las canciones que no faltaron en su repertorio fue “Los olvidados”, tema que
motivó a todo el mundo en el momento en el que “El Noi” incita al público a que de
palmas, previniendo la subida de la canción, momento en el que la gente salta sin parar, dándolo todo.

Antes de que “El Noi” interviniera presentando el concierto, cantaron el single de “Los solidarios” en el que él mismo no aguantó sentado y a mitad de la canción terminó poniéndose de pie para poder interactuar con el público además de saltar.

Por fin llegó el momento de que Lorenzo interviniera en el concierto presentando a su equipo y cómo no, comentando la situación actual en España, nombrando a Cataluña y a Murcia. Este comentario le sirvió para presentar la última canción del formato sinfónico del concierto “Abre los ojos”, comenzando el single con el increíble vozarrón de Kristina, haciendo que termine de una forma tan bonita que hizo que todos los presentes quisieran volver a cantar todas las canciones de Los Muertos de Cristo. No podía pasar desapercibido el contrabajista, que terminó la canción subido encima de su instrumento. El final de la parte de este ex-grupo lo dieron el guitarrista y batería al final haciendo un solo.

Antes de que empezara la parte de El Noi del Sucre volvieron a poner una intro de la
BSO de una película. Por fin aparecen por todo lo alto todos los integrantes del grupo
con la cara tapada, menos “El Noi” que apareció con su famosa cara pintada de payaso, además de salir disfrazado, algo muy habitual en el cantante.

Comenzaron con el single “Obreros somos”, continuaron tocando con la cara tapada, menos Rafa, que en el momento del grito de la canción decidió enseñar la cara mientras no paraba de saltar y de darlo todo, momento en el que hicieron saltar a todos los asistentes y a que comenzaran los momentos de pogos que no terminaron hasta el final del concierto.

Tocaron también el tema “Ave Fénix”, canción en el que Lorenzo decidió dejar sus manos libres para motivarse sujetando el cable del micrófono con la boca. No pudieron faltar los singles “Lágrimas de sangre”, o “Luces sobre Bagdad”, canción en la que “El Noi” salió disfrazado de McDonald’s.

En el tema “Por quién doblan las campanas”, el cantante decidió arrodillarse frente al Jesucristo crucificado que tenían en un trípode, pues no podía faltar ese elemento en su concierto, ya que ha sido por lo que se les ha conocido durante más de veinte años.

Otra de las canciones en el que salieron llamando la atención fue con “Ya no hay locos”, tema en el que Rafa, disfrazado de psiquiatra, tiraba con una cuerda de Lorenzo, disfrazado de loco con una camiseta de escapista. En la canción “El Noi” quería dejar claro que ya no hay locos en España, cantándolo de forma que parecía que estaba completamente loco, sobre todo al cerrar la canción, momento en el que dijo la frase “ya no hay locos” de todas las formas posibles para dar a conocer la ironía de la canción.

Por supuesto no pudo faltar el tema “Para Elisa”, ni “Los gritos del silencio I”, canción en la que destacaron los solos de guitarra, “Los yanquis no van al infierno”, single en el que decidieron hacer el sonido de indios, o “Cualquier noche”.

Antes de terminar la noche, Lorenzo habló sobre los gobiernos y el pueblo, comentando el problema que tuvo México hace unos meses que hizo que muchas familias perdieran sus hogares y, para ayudar, decidió subastar varios de sus famosos disfraces. Su disfraz de Blancanieves también fue subastado, y lo ganó uno de los asistentes del concierto, que subió al escenario para recogerlo y darle las gracias por poner su granito de arena en la ayuda a México.

Continuaron con canciones como “El día que el pueblo tomó”, “Los miserables”,
“Leyendas de un desconocido”, “Ojalá existiera Dios”, o “A mi manera”, canción en la que Lorenzo sacó un pito para acompañar la canción y, sobre todo, hacer que el tema fuera diferente a los demás, mientras los dos cantantes no paraban de bailar, motivando al público a que bailaran con ellos, cosa que nos les costó en ningún momento del concierto, pues los asistentes no paraban de bailar y saltar.

Después de hacer un breve descanso comentando los 27 años que llevan sobre los escenarios tocaron un tema que no podía pasar desapercibido: “Resistiré”, single que les ha acompañado en varios de sus trabajos, donde además colaboró Kristina con su potente voz.

El concierto terminó con canciones como “Miliciano anónimo”, o “Utrera colling”,
dando fin al espectáculo la canción “El pasajero”, tema en el que se incorporaron
músicos que habían tocado solo con Los Muertos de Cristo, como el acordeonista o el contrabajista, destacando también el solo de la guitarra de doble mástil.

El contrabajista decidió cerrar el concierto no solo subiéndose al contrabajo como ya
había hecho anteriormente, sino que además decidió tirarse al público con el
instrumento en mano, sin parar de tocar.

Y así se dio fin a un inolvidable concierto lleno de sorpresas. Esperamos poder volver a ver al increíble grupo El Noi del Sucre pronto, y desde aquí les damos muchísima suerte a su gira por México.

Crónica por: María Tejedor
Fotos por: Sarri

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here