Noche intensa la que vivimos el pasado viernes 29 de abril en la sala La Mala, del madrileño barrio de Aluche. Los asturianos Crudo pisaban por primera vez los escenarios de la capital para presentarnos  su gira “Héroes, esclavos y traidores”, con la que están recorriendo gran parte del país.

A pesar del complicado fin de semana, que coincidía en el tiempo con el popular Viña Rock y con el puente del 1º de Mayo, lograron congregar a una buena cantidad de asistentes.

001 A bajo zero (3)

A Bajo Zero tuvieron la oportunidad de demostrar su buen hacer abriendo la noche y aunque se encontraron con un público un poco frío al principio, lograron hacer vibrar al personal con su actuación. Orgullosos de su primer EP “Utopía” nos fueron presentando los temas que lo integran y convencieron por completo al personal. La banda de Leganés, que lleva en activo desde el 2012, se defiende a la perfección ofreciendo un rock directo, fresco, con muy buenas guitarras y sobre todo con muy buena actitud y compenetración entre sus miembros. Como si de una obsesión se tratara comenzaron con dos temas muy parecidos, al menos en el título, “Perseguido” y “Persiguiendo sueños”, en esta última Pedro se marcó un buen solo de guitarra y demostraba la contundencia de las guitarras en la formación. En “Utopía” pudimos ver cómo Javi disfrutó de lo lindo con su batería y tampoco se quedaba atrás Laura al bajo. Siempre es un placer poder comprobar cómo las mujeres se defienden a la perfección en esto del rock, una pena que aún siga siendo prácticamente anecdótica su presencia en las bandas. “Mentiras y poder” fue dedicada a nuestro actual sin-gobierno y fue de las que más gustaron. Oskar, cantante y frontman, nos animó a dar palmas y a acompañarle cantando el enérgico rock&roll “Chica de belleza extraña”. Tema dedicado a todas las camareras, grandes sufridoras detrás de la barra… sobre todo cuando vamos con alguna copa de más. A estas alturas de la noche la gente estaba ya totalmente entregada al grupo. “Orgía medieval” nos trasladó con sus ritmos épicos y su folk metal a otra época y se la dedicaron a los grupos con los que compartían escenario  esa noche: Crudo y Ruta42. El broche final lo pusieron con “Quédate conmigo”, en el que Oskar nos fue presentando a la banda. Unas coreadas “Heridas” y “Más allá del mar” fueron las encargadas de cerrar el concierto. Habrá que seguirles la pista porque merecen mucho la pena.

002 Ruta 42 (2)

La notas más heavys de la noche salieron en el momento en que hicieron su aparición Ruta42 sobre el escenario presentando algunos de los temas que componen su disco “Día a día”. No tenía la noche yo para tanta densidad y he de decir que se me hizo un poco largo, pero no fue culpa del grupo, que lo dieron todo cautivando a la mayor parte del personal que coreaba sus temas. No era mi noche ni mi estilo, así que no os desanimo a que los sigáis en directo, son muy potentes y dieron buena cuenta de ello en “Oro negro”, “Camino al rock and roll” o “La calle”. Esta última dedicada a la gente de la calle, a nosotros, al público, que tal y como nos contó Jose, vocalista de la banda, fue la primera red social que existió y que parece que se nos olvida a veces. Muy buen guitarreo a cargo de Tony Soto y Javier Marín. Hubo tiempo para marcarse una “Canción de amor”, una balada muy cañera dedicada a las chicas guapas presentes en la sala. Pero sin duda, la sorpresa de la noche la dieron con su peculiar versión de “Mi carro” de Manolo Escobar. Ahí si que no había excusa para no cantar, al menos el estribillo. “Amargos viajes” se la brindaron a Crudo… y con razón (os lo desvelo más tarde). Se despidieron con una gran “Pesadilla”, pero ante el clamor del personal salieron a tocar uno de sus temas más célebres y valorados de su discografía “María Magdalena”, en la que José nos fue presentando a la banda de Ugena al completo.

003 Crudo (19)

Por fin hicieron su aparición Crudo, que se estrenaban en las tablas de la capital por primera vez en su historia. Una gran noche, aunque un poco accidentada y con algún contratiempo que terminó en final feliz. Muchos nervios tuvieron que padecer los músicos al enterarse de que la furgoneta que traía sus instrumentos se quedó tirada por el camino con algunos miembros del equipo, pero como decimos, finalmente llegaron a tiempo para poder comenzar el concierto. Así que pudimos disfrutar de otra buena descarga de una de las bandas de rock más potentes de la actualidad nacional. Nos presentaron muchos de los temas que componen su último disco “Héroes, esclavos y traidores” casi sin tiempo para dejarnos coger aliento entre canción y canción, como nos tienen acostumbrados….y se agradece (aunque acabes sudando como un pollo y con agujetas de saltar). Luis Melero empezó cogiendo las riendas de la voz, además del bajo, en los dos primeros temas que abrieron la actuación: “No creo en nada” y “Quiso escapar”. Le relevó Víctor Vivar a la voz en “Bocazas” uno de los temas más conocidos de su último trabajo. Sonaron clásicos como “Leyendas urbanas” y la sensual “Mirando hacia arriba”. “Héroes” fue otra de las que no podían faltar en esta ocasión, una de las mejores del disco y de sus directos, aunque en esta ocasión el sonido no fuera tan limpio como nos hubiera gustado escuchar. Y es que no todas las complicaciones las resolvieron en la carretera, en el escenario Sergio Álvarez sufrió también lo suyo con su batería. Momento en el que aprovecharon para agradecer a nuestro querido colega David Collados Almansa su labor por hacer posible que hoy pudiesen estar tocando den Madrid. También quisieron agradecérselo a los grupos que les acompañaron esa noche, por echarles un cable con sus problemas técnicos y por su apoyo. Pero como buenos luchadores que son, salieron reforzados de sus problemas y sonaron como nunca canciones como “Gamonal” o “No te rindas”, dedicada a las mujeres y la más tranquila de la noche, basada en un poema de Mario Benedetti. Con gran potencia sonaron también “Esclavos” y “Judas” con un Emmanuel Álvarez totalmente entregado a su guitarra. Para cerrar tan memorable ocasión se reservaron sus “Recuerdos” y todo un clásico como es “El avestruz”. No hay duda de que son cuatro pedazo musicazos que le echan muchas ganas y energía, que saben transmitir su música al espectador y que logran embaucarnos con su rock directo, sin artificios, pero muy muy potente. Les he visto unas cuantas veces ya y no hay concierto que me decepcione. Gran repertorio el escogido por los avilesinos para dar cuenta en la capital del buen rock&roll del que hacen gala. Rebosan energía, consiguen hacer un directo muy dinámico y animado, unas guitarras que enamoran con sus riffs y solos, un bajo que cautiva y una batería vertiginosa que no nos extraña que de vez en cuando sufra algún percance.

Ojalá que la próxima vez que aterricen en Madrid no sea tan accidentado el viaje y que no tarden tanto tiempo en volver por el centro peninsular. No os perdáis la oportunidad de verles si tenéis ocasión, no os defraudarán.

Crónica por: Maribel Caballero
Fotos por: Mari Caballero

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here