Los británicos Bring me the Horizon llegaban a La Riviera el pasado 10 de abril acompañados por Don Broco tras un doble Sold Out en sus conciertos previstos en nuestro país a falta de una tercera visita en el Resurrection Fest. Probablemente favorecidos por la posibilidad de acceso de menores a la sala, se vieron obligados a habilitar una tercera puerta e iniciar la apertura de las mismas media hora antes de lo previsto debido a la cantidad de gente que esperaba haciendo cola desde muy temprano.

DSC_0458

Pese a la temprana apertura de puertas, la hora de inicio se mantuvo y acercándose las 8 de la tarde entraban en acción los miembros de Don Broco con su rock alternativo abriendo la noche con You Wanna Know mostrando desde el inicio que se sentían a gusto sobre el escenario pero con un sonido que parecía acolchado y unas luces ocasionalmente cegadoras. Con un repertorio en el que predominaban temas de su último disco como Automatic (tema que da nombre a dicho álbum o Fire pero con hueco para Actors y Priorities, de su homónimo primer trabajo. A pesar de los pequeños inconvenientes mencionados y de que quizá su estilo no encajase demasiado con el del grupo al que precedían supieron dar un buen concierto del que podría destacarse su bajista, quien daba un sonido bastante característico a la banda y sin el cual no serían mucho más que una suerte de rock fusión. Con Money Power Fame finalizaría la primera parte dando paso a lo que todo el mundo estaba esperando.

DSC_0420

Con un muro de barras led a la espalda y varios tubos de CO2 helado delante salían a escena Bring me the Horizon y su post-hardcore considerablemente suavizado con su último disco That’s the Spirit, con su presentación como motivo de la gira. Doomed, fue el tema elegido para abrir el repertorio y un anticipo de cómo transcurriría la noche, con un público que cantó más que el propio Sykes, quien si bien podría decirse que abusó de ese recurso, no pareció importarle a nadie. Como tampoco pareció importar demasiado la estaticidad de la mayoría de miembros de la banda, pues a excepción de Ollie apenas se movían de su sitio, lo que sin embargo no impidió que diesen un gran espectáculo que recorrería principalmente su ya mencionado That’s the Spirit con temas como Happy Song, con el que pudimos ver una perfecta sincronización con el muro led al deletrear S-P-I-R-I-T; Throne o una más tranquila Follow You;y Sempiternal con temas como Go to Hell, for Heaven’s Sake; The House of Wolves o un brutal Antivist pero dejando un hueco (pequeño, eso sí) para un par temas de discos anteriores: Blessed with a Curse y Chelsea Smile, sirviendo éste último de ejemplo para ver que el screamo empieza formar parte del pasado de la banda dando pie a unas voces más melódicas. Drown fue el tema elegido para cerrar un sin duda muy buen concierto pero que lleva a dudar de si podría mantener el alto nivel que alcanzó sin un público tan entregado como el que tuvo.

DSC_0484

En resumen, una innegablemente gran noche en la que Bring me the Horizon mostraba el nuevo rumbo de la banda ante sus fans más jóvenes con alguna que otra excepción.

Crónica y Fotos: Rhaezzar

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here