Se agradece y mucho que Juan Abarca, el alma mater de Mamá Ladilla, decidiera grabar (por fin) un disco en directo sin adulteraciones de ningún tipo. Es decir, como el propio Abarca explica en el libreto que integra este doble cd, donde otros músicos deciden ocultar sus cagadas en directo mediante producción en estudio, lo que escuchamos en este “Un bis y a la cama” son las canciones tal y como sonaron en potente directo de la banda madrileña en la sala Armas de Zaragoza y en la sala Penélope (ahora conocida como sala Mon) de Madrid.
En el aspecto físico destacamos que el CD contiene una divertida presentación, adecuada al sentido de humor inteligente y negro de la banda, con sencillos y coñones dibujos firmados por el caricaturista Joaquín Aldeguer; uno por cada canción que se incluye en el disco, que invitan tanto a la reflexión como al descojono. También se incluyen elegantes fotos de la banda en directo y de los asistentes a sus directos.
Vamos con el cd1: tras la intro de “En el vergel del Edén” suena un sampler como una extraña música de circo bizarro de bajo y bocinas entre silbidos del público. La primera canción de la banda es “Cosas que joden”, donde el maestro de guitarra Abarca hace su primer alarde de técnica instrumental. La siguiente canción es “Janfri Güein” simpática parodia de los héroes de acción cinematográficos mezclados entre sí donde no podía faltar otro aún más difícil punteo de guitarra. Sigue “Acoso sexual”, donde apenas se oyen los coros del bajista Sergio González, único punto negativo que podemos indicar del disco. La más heavy canción de la banda, “Jamón beibe”, relata como algún día los cerdos podrían hacer jamones con la carne de los humanos. “Padezco rock”, la corrosiva crítica a los dinosaurios rockeros endiosados más pesados que cargar una vaca en brazos antecede a “La paja”. Tras el canto existencial de “Naces, creces, te jodes y mueres”, siguen con el lenguaje económico de “Los mundos de Yupi”. La trabalengüítica “Pablito clavó un clavito” cuenta con los coros de Sergio y Abel apoyando a Juan. No han dejado fuera del disco en directo la magnífica “Obcequeitor”, ese burlón viaje al cerebro de los ultraegoístas que no ven más allá de su autoritaria y absurda opinión contada y cantada en primera persona. “Todo a sien” me recuerda en su excéntrico estilo funky metálico a la banda norteamericana Primus. Cierra el primer cd del doble disco “Sancho Panza del rock” con su melodía melancólica intercalada con caña rockera, siempre con mucha sorna, en el que incluyen riffs de “Angel of death” y “Raining blood” de los thrashers Slayer.

El segundo cd se abre con “Blandurrias”, la denuncia de la murga que van dando los tunos, en forma de guitarreos y cantos flamencos cediendo gran protagonismo al público que se sabe las letras. Durante esta canción, y por un leve momento, Abarca no puede disimular su risa y es que los conciertos de Mamá ladilla son plena diversión. Warning, warning: La letra de “Molto obligada” es algo que tu novia fan de Alejandro Sanz, David Bisbal y El Barrio podría pensar, pero nunca cantaría al modo de Mamá Ladilla. ¡Mamá Ladilla no es para todos los públicos, amigos! Comienza con una melodía fúnebre un tema “dedicado a Decathlon”, la sencilla y pegadiza “Surfin´ papa”, incluyendo una versión de “Surfin bird” de The trashmen (y de los Ramones) y un estupendo solo de guitarra por el mismo precio. Antes de atacar “Locas”, Abarca entona una de esas melodías freddymercurianas de animar al público, al fin y al cabo la letra de la canción no es precisamente larga ni difícil de aprender. La funkalítica “Aparta papá” es recibida con gran entusiasmo por el público, los que tenemos los cojones negros también agradecemos mucho la inclusión de ese conglomerado de despropósitos que conforman “Mi nave mix”, mientras “¡Pobre principito!” es recitada en masa por el público, indiscutiblemente este es también otro de los temas más queridos por los seguidores. Además tocan la sucesión melancólica de latinajos que conforman “Cunnilingus post mortem” que a los castellanoparlantes no nos cuesta entender. Sigue “Primavera”, coreada esta hasta por mi novia, que es de las que nunca iría a un concierto de Mamá Ladilla, y la pegadiza “Sucedió en Beckelar”, en la que se oye cantar al público a pleno pulmón. Tampoco podía faltar la archiconocida “Chanquete ha muerto” que incluye la melodía instrumental que los chicos de Verano azul silbaban hace tropecientos años y la enlazan con la refinitiva “Ataca mix”, la más psicópata tonada de los madrileños alargada con más desvaríos geniales que deberías escuchar antes de morir.
En definitiva, “Un bis y a la cama” es un documento que sirve para hacerse una idea de la divertidísima fiesta excéntrica, esta ida de coco, este virtuosismo musical y esta participación activa del público que significa acudir a un concierto de Mamá Ladilla.
Pido perdón por la introducción de palabras que no existen para la redacción de esta crítica. No volverá a pasar.

SETLIST:

CD1:

  1. El Vergel del Edén
  2. Cosas Que Joden
  3. Janfri Güein
  4. Ocaso Sexual
  5. Jamón Beibe
  6. Pafezco Rock
  7. La Paja
  8. Naces, Creces, Te Jodes Y Mueres
  9. Los Mundos De Yupi
  10. Pablito Clavó Un Clavito
  11. Obcequeitor
  12. Todo A Sien
  13. Sancho Panza Del Rock

CD2:

  1. Blandurrias
  2. Milto Obligada
  3. Surfin’ Papa
  4. Locas
  5. Aparta Papá
  6. Mi Nave Mix
  7. ¡Pobre Principito!
  8. Cunnilingus Pos Morten
  9. Primavera
  10. Sucedió En Beckelar
  11. Chanquete A Muerto
  12. Ataca Mix

Miguel A.R.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here